jueves, 23 de junio de 2016

VISITAMOS UN TERRITORIO INHÓSPITO


  
Hito a escala 1:10. Junio 2016


 (Publicado originalmente en el blog EN LA CARRETERA el 2 de abril de 2012)
Un reportaje de Route1963

A medida que vamos avanzando en las tareas de recopilación de material gráfico para el documental sobre la antigua N-III, vamos teniendo la sensación creciente de que a cada cosa descubierta le siguen aún más cosas nuevas por descubrir. Y el problema es que las vamos descubriendo, casi siempre después de un estudio minucioso de la cartografía existente de los siglos XIX y XX y de los recursos interactivos y digitales del XXI disponibles en la red, Google Earth, por ejemplo, la mejor herramienta posible para hacer este trabajo de descubrimiento y localización geográficos. Y digo problema, porque con cada nuevo descubrimiento hecho sobre el mapa o revelado por voluntariosos colaboradores desconocidos a través de internet, nos vemos obligados a salir a la carretera a visitar los lugares descubiertos y a dejar constancia visual de ellos a través del video y de las fotografías. Esto tiene la ventaja de que aporta diversidad y exhaustividad al proyecto, y el inconveniente de que lo dispersa y demora su finalización. Pero no sólo eso. También puede suceder que alguno de esos lugares sea de difícil o de casi imposible acceso, lo que los convierte en territorios peligrosos e inhóspitos. A la hora de contar la historia de lo que fue y de lo que existe todavía de la primitiva nacional III, probablemente no sería estrictamente necesario adentrarse en esos terrenos complicados para cumplir con los objetivos informativos y divulgativos del documental, ya sobradamente representados con otros lugares más conocidos, accesibles y en algunos casos aún transitables y transitados. Sin embargo, la intención de reflejar estos lugares o parajes a veces tan insólitos como exóticos viene a formar parte importante de la razón de ser de este proyecto desde un punto de vista estético y sentimental, si se le puede denominar así. Y es que una antigua carretera en decadencia o en franco desuso termina por convertirse en algo más, en mucho más, que en una simple carretera vieja condenada al olvido. Termina por convertirse, nada más y nada menos, en un símbolo vivo y representativo de los diversos matices del pasado reciente de un país, es decir, de su historia contemporánea. Siempre y cuando haya alguien dispuesto a constatarlo, por supuesto. Y es eso precisamente lo que estamos tratando de hacer nosotros.

      
      El pasado 29 de marzo visitamos por fin uno de esos tramos abandonados de la N-III a los que yo tenía echado el ojo desde hacía tiempo (anteriormente hemos visitado otros de los que ya hemos dejado sobrada constancia). No daré su ubicación ni referencia alguna explícita sobre el mismo, para evitar la tentación de que mucha gente pueda acercarse hasta él y alterar un entorno natural e histórico que debe conservarse como hasta ahora y seguir su proceso natural de degradación sin interferencias humanas. Además, su acceso es algo complicado y peligroso, con lo cual evitamos de paso que alguien se arriesgue innecesariamente. Aquellos curiosos y muy interesados que deseen encontrarlo sabrán como hacerlo después de leer y ver las fotografías de este reportaje. Este es un trabajo pionero que tenemos que llevar a cabo sólo los buscadores de carreteras abandonadas. Unicamente diré que el tramo en cuestión tiene unos 700 metros de longitud, y aunque nace y muere en ella, apenas es visible desde la autovía.


     Para la ocasión, conté esta vez con la compañía de mi amigo Gustavo, que no había participado aún en este proyecto, y su colaboración fue fundamental y decisiva cuando las cosas se pusieron complicadas. Con un calor abrasador y excesivo para los primeros días de la primavera, nos pusimos en marcha a bordo de nuestras motos, que tal y como yo me temía, no eran las máquinas más idóneas para transitar por los caminos y trochas agrestes que llevaban hasta el tramo abandonado. Mis peores presagios, además, se cumplieron, y mientras recorríamos un camino alternativo de regreso con la esperanza de que fuese más transitable que el de la ida, sufrí una leve caída con la moto, afortunadamente sin consecuencias. Tuvimos que dar la vuelta y retomar el camino original con grandes dificultades a través de un terreno escarpado lleno de roderas, arena y rocas sueltas, lo que nos llevó mucho tiempo y no pocos sudores. Pero nuestros esfuerzos y los riesgos afrontados merecieron sobradamente la pena una vez conseguido el material que necesitábamos.





Origen y final del tramo abandonado


Una de las curvas cerradas del antiguo trazado




Gustavo, un excelente compañero de fatigas recién incorporado al proyecto




Trabajando en la carretera bajo un sol abrasador











Para que no faltase de nada el tramo tenía su propio hito kilométrico






     Dos viejos neumáticos de camión abandonados en las cunetas desde tiempos lejanos. Gustavo estuvo mirando en las gomas cuarteadas algún indicio del año de fabricación, pero no encontró ninguna pista.

Amplios arcenes invadidos de árboles y maleza.








La soledad y desolación del lugar resultan impresionantes.


Sólo la presencia de la autovía nos recuerda la cercanía de la civilización.


Como siempre, las motos son los vehículos más adecuados para recorrer carreteras abandonadas.



     ¿Cuántos años lleva abandonado este tramo? ¿Cuándo fue construido? Son preguntas para las que, desgraciadamente, no tenemos respuestas precisas. De las pocas investigaciones que he podido realizar al respecto, sólo he sacado la conclusión de que la antigua N-III transitaba por aquí por lo menos hasta el año 1975. Es probable que dejase de hacerlo entre finales de los años 70 y mediados de los 80, cuando sería desdoblado el viejo tramo en un nuevo tramo que ahora forma parte de uno de los carriles de la autovía o bien permanece sepultado bajo la misma. La zona es árida y seca y la vegetación ha crecido sobre el asfalto con menor intensidad que en otros tramos abandonados similares que hemos visitado en la zona. No quedan señales de tráfico, ni carteles, ni guardarraíles que pudieran aportar alguna referencia concreta acerca del tiempo que lleva abandonado, y el mojón kilométrico tampoco añade información alguna, pero podríamos arriesgarnos a estimarlo entre 25 y 35 años, aproximadamente. 


     Hay piedras sueltas arrastradas al asfalto desde el camino que accede al tramo en su extremo sur, lo que sugiere que excursionistas y curiosos se acercan por aquí con alguna regularidad. Sin embargo, salvo los neumáticos citados, restos de cables telefónicos o de alta tensión y algunos botes y latas muy antiguos completamente oxidados, no encontramos restos de basura reciente. 
     En cualquier caso, este paraje, condenado al olvido para siempre, representa ahora una certera evocación del pasado y un vestigio todavía palpable de las antiguas carreteras radiales españolas en general y de la N-III en particular. Sabemos de la existencia de otros tramos abandonados en esta carretera y oportunamente nos acercaremos a visitarlos.